No cabe duda que algún día los robots podrán suplantar a los humanos en muchos aspectos. Tal es el caso de Miquela, la primera influencer de Instagram (@lilmiquela) que posee una característica muy especial: es un robot con inteligencia artificial. Tiene 21 años y gracias a sus más de 600,000 seguidores se ha convertido en todo un fenómeno de las redes sociales.

 

Una publicación compartida por *~ MIQUELA ~* (@lilmiquela) el

A simple vista parece una chica normal ya que en cada una de sus fotos hace gala de una alimentación sana o aparece rodeada de amigos en fiestas en Los Ángeles (donde reside), asistiendo a exposiciones en galerías de arte y luciendo lo último en moda. Parece que tiene una vida perfecta que cualquiera envidiaría, pero seguramente lo que muchos desconocían es que se trata de una chica virtual.

Tal es el éxito que ha tenido que en agosto de 2017, Miquela se convirtió en cantante y lanzó en Spotify su primer single: Not Mine. Esta influencer del futuro ha revolucionado las redes por su increíble belleza con rasgos muy perfectos. Algunos opinan que parece un personaje de un videojuego de realidad virtual ya que su piel y su cabello, así como su mirada, tienen un aspecto computarizado dando a sus seguidores, llamados miquelites, una sensación de intriga y misterio que es lo que los atrae.

Gracias a su figura tan perfecta ha sido la favorita de muchas marcas y diseñadores de moda para promocionar determinados productos o campañas, como la que protagonizó para la prestigiosa marca de ropa y accesorios Prada, con distintas fotos y gifs para anunciar la semana de la moda en Milán, Italia.

 

Hay varias teorías que giran en torno a su creación, pero ninguna tiene fundamento y se desconoce quién la creó. Algunos afirman que es una muy buena estrategia de marketing ideada por alguna firma de moda o que pertenece a un proyecto artístico de algún diseñador gráfico o de moda. Otros creen que en un futuro se revelará y que en realidad se trata de un personaje de algún videojuego. Estas teorías se sustentan en que en cada fotografía que sube menciona lugares, nombra marcas de ropa e incluso se toma selfies con algunas modelos y diseñadores, quienes también las comparten en sus perfiles personales.

Mientras el misterio sigue sin resolverse, esta influencer continúa cosechando día a día miles de seguidores que aspiran a conocerla en persona. ¿Vos ya la seguís?