Aula 2.0
AULA

La gran mayoría hemos pasado por ese momento de tristeza y enojo al haber borrado accidentalmente un archivo sin haberlo guardado, y más aún si representaba algo muy importante o si pasaste varias horas trabajándolo.

Sin embargo, existen algunas opciones para recuperar archivos que requieren que instalés programas extras, así como otras técnicas propias del sistema operativo de Windows, las cuales prometen recuperar todos los archivos posibles. Algo que debés tomar en cuenta es que sea cual sea la opción que elijás, no te asegura que tus archivos estén intactos, sobre todo si ha pasado mucho tiempo desde que los borraste.

Para recuperar un archivo, Windows ya incorpora en su sistema la opción de recuperación siguiendo estos sencillos pasos:

Primero accedé al explorador de archivos y ubicá la carpeta o lugar en donde se encontraba el archivo que querés recuperar. Cuando hayas ingresado hacé clic en el botón derecho del mouse y seleccioná la opción “propiedades”; luego andá a la opción “Versiones Anteriores”. En el cuadro te desplegará los archivos eliminados de esa carpeta y podrás seleccionar aquellos que necesitás restaurar.

Si preferís hacerlo por medio de un software externo, podés recurrir a Recuva (recupera archivos de cualquier tipo eliminados), que posee un método sencillo de recuperación. Una vez lo hayás descargado te pedirá elegir la unidad del equipo que querés escanear y el propio programa se encargará de restaurar los archivos eliminados.

Recuva también te muestra el nivel de daño que han sufrido tus archivos y para hacerlo utiliza colores (rojo, naranja o verde).

Otra opción muy recomendada es el software profesional Stellar Phoenix, el cual te brinda varias opciones para recuperar todos los archivos o solamente algunos. El programa realiza la búsqueda del archivo en todo el equipo y te da una vista previa para que te asegurés que es el que querés recuperar.

Ahora que ya conocés estas opciones, podrás recuperar archivos eliminados sin ningún problema.