Aula 2.0
AULA

Cada vez las aplicaciones y los sitios web de citas online cobran mucha popularidad entre los jóvenes. El mercado de las citas por Internet se ha vuelto un gran negocio para las empresas que prestan este servicio, pero la probabilidad que realmente encontrés a tu media naranja es muy incierta, lo que si es muy probable es que seás víctima de una estafa por parte de cibercriminales que solo están al acecho de tus datos personales o tu dinero.

En Europa y en América estas estafas son conocidas como: fraude romántico y según datos del FBI muestran que los estadounidenses perdieron unos $82 millones por estafas en sitios de citas online este año. Increíble, ¿no?

Una de las apps más cotizadas para encontrar pareja es Tinder, la cual es perfecta para realizar estas estafas románticas que se dedican a rastrear perfiles y reunir información como nivel de ingresos y estilo de vida, con el fin de manipular a sus víctimas.

A continuación, te explicamos cuáles son las estafas más habituales y qué debés hacer para no caer en ellas:

        1. ¡Ojo! con la persona que estás contactando

Para que un perfil sea exitoso necesita tener una buena foto, que debe reunir las siguientes características:

  1. Tomada por un fotógrafo profesional.
  2. Aparecer con una mascota muy tierna.
  3. Haciendo deporte o algún pasatiempo extremo.
  4. En el trabajo.
  5. Haciendo algo divertido y creativo.

Los estafadores lo saben y por eso crean bots (programas informáticos que imitan el comportamiento humano). Una vez que te logran engañar después de una larga conversación, te invitan a acceder a un enlace fraudulento ofreciéndote un servicio “premium” para obtener más fotos o video chat, pero para acceder debés de ingresar tu número de tarjeta de crédito o cuenta bancaria.

2. Catfish, identidad falsa

Los catfishers son personas que mienten sobre su identidad en la Red, para establecer una relación romántica con otra persona.

Crean perfiles falsos con fotografías de actores, modelos o imágenes que roban de páginas pornográficas. Cuando logran crear un vínculo sentimental con vos te exigen dinero creando historias falsas de necesidades o enfermedades que no tienen. Suelen mentir sobre su edad, lugar de residencia e incluso su género. Aquí todo se vale. Esto puede ser muy peligroso ya que podés ser víctima de un secuestro si accedes a salir con esta persona.

3. Sextorsión

El objetivo de esta modalidad es manipularte para que mandés fotos o videos privados con el fin de exigirte dinero a cambio de no publicarlos en las redes sociales. En la mayoría de estos casos los estafadores te invitan a crear un chat privado en una plataforma alterna como WhatsApp y luego vía Skype.

Para evitar estos tipos de estafas te aconsejamos lo siguiente:

Usá un antivirus, esto te ayudará a prevenir el malware y los virus informáticos.

Creá una cuenta de email desechable, así evitarás poner en peligro tu cuenta personal o profesional.

Leé las opiniones para saber cuál fue la experiencia de otros usuarios utilizando esta plataforma.

Registrate manualmente y evitá hacerlo a través de Facebook, ya que así compartirás menos datos personales.

Desconfiá de los perfiles perfectos, pues suelen ser cibercriminales la mayoría de veces.

No divulgués información financiera o muy personal ya que no sabés quién está al otro lado.

¡Y lo más importante! Sería mejor que consideraras, antes de ingresar a cualquier plataforma, conocer o entablar una amistad con alguien que no se esconde tras una computadora.