Aula 2.0
AULA

Por el logro que representa adquirirlo, comprar tu primer carro es una de las etapas de la vida que te generará más emociones. Pero, por otro lado, también te pondrá en una situación de nervios y preocupación porque deberás tomar la decisión correcta para no arrepentirte.

Mientras más atención pongas a los detalles, mayores serán las posibilidades de realizar una compra que te deje con una sonrisa de oreja a oreja. Por ello, hay ciertos aspectos que debés tomar en cuenta antes de elegirlo.

¿Lo querés nuevo o usado?

Ventajas y desventajas

Lo primero que tenés que considerar es tu presupuesto. Si querés un carro nuevo o uno usado. Esta primera adquisición no dependerá solo del presupuesto que tenés destinado para la compra, sino de lo que estás buscando: funcionalidad, inversión a largo plazo, ahorro, cumplir un sueño, tener garantía de que no va a fallar, entre otras cosas.

Si elegís un carro nuevo, estos consejos son para vos:

  • Buscá y compará las diversas casas automotrices, para obtener el mejor precio posible. No te enamorés del primer carro que viste.
  • No te limités a ver folletos o el modelo en la página web de la agencia, es necesario que realicés una prueba de manejo.
  • Una vez hecha la elección, negociá el precio del vehículo. Con esto ahorrarás un poco de dinero, si es al contado o por medio de financiamiento, ya que tus cuotas mensuales tendrán una disminución.
  • Si no tienen el auto que deseás, considerá la posibilidad de mandarlo a traer; ya que si el concesionario no tiene, en ese momento, un auto que cumpla con tus necesidades, podés negociar un trato conveniente.
  • No adquirás cosas innecesarias como aros de lujo, asientos de cuero, ya que esto solo elevara el costo del vehículo.
  • Tomá en cuenta el pago del seguro y del impuesto de circulación.

Un carro nuevo te dará la certeza y la confiabilidad que está en perfectas condiciones, por haber salido de la fábrica. Además, contará con tecnología avanzada y una garantía de dos años como mínimo.

Sí te decidís por uno usado, tomá en cuenta lo siguiente:

  • Existen diversos predios o locales que te ofrecen carros seminuevos o usados, estos los podés consultar en periódicos y portales de Internet.
  • Verificá la condición del vehículo que te interesó, el kilometraje, su antigüedad e historial, los lugares en donde ha estado o los dueños que ha tenido, así como el uso que se le dio y el mantenimiento que ha recibido. Estos factores afectan el valor del vehículo.
  • Revisá que todas las partes estén parejas y sin choques.
  • El color de la pintura tiene que ser uniforme.
  • Tu mecánico de confianza debe verificar el estado del motor, para que no tenga señales de fugas de aceite o combustible ni de cables sueltos, ya que muchas veces los daños en el motor pueden ser muy costosos.
  • La documentación debe estar en orden para evitar problemas con el título de propiedad y la tarjeta de circulación, pues estos documentos deberán pasar a tu nombre.

Car GIF - Find & Share on GIPHY

Además del tamaño, diseño, color y las funciones tecnológicas que pueda tener, hay muchos aspectos que debés considerar en tu decisión de compra. La seguridad es un factor fundamental; por ello, te recomendamos que asegurés tu carro por cualquier eventualidad como, accidentes, fallas mecánicas o quedarte sin combustible.

Recordá que tener tu propio carro es tu pase a la libertad, pero también implica una gran responsabilidad.

¿Querés ver más contenido cool como este?

¡Hacete fan!


Fuente: Carlos Salazar, asesor de ventas, carlosventasjack@gmail.com